FALLECE EL REV. LUIS ALBERTO ESTURLA PIRIZ

por | May 31, 2021 | 0 Comentarios

(CNAS Uruguay) El día 26 de mayo fue llevado a la presencia del Señor el Rev. Luis Alberto Esturla Piriz. Nació el 18 de mayo del 1952. Fue hijo de uno de los primeros pastores nazarenos en el distrito Uruguay Sur, vinculados a la iglesia en “Carrasco”, Montevideo. Bautizado el 12/12/1963 en la iglesia del Nazareno “Barros Blancos”, respondió al llamado pastoral e ingresando al Instituto Bíblico Nazareno en Montevideo en el año 1968. Se graduó del mismo en el 1972, saliendo a servir en la obra del Señor. 

En su recorrido ministerial fue pastor de la iglesia de “Treinta Metros”, hizo labor misionera en el departamento de San José, Pastor de la iglesia “Piedras Blancas” y “Toledo”. Fue profesor del Instituto Bíblico Nazareno en Tres Cruces.

Formó parte de varias juntas distritales, como Consultora, Credenciales Ministeriales, Secretario de la Comisión Ejecutiva, tesorero de distrito, también se desarrollo en Ministerios como: Consejero de pastores, Administración, Capacitación de líderes. Ministerios entre niños y jóvenes de distrito; y como consejero en campamentos juveniles, siendo director de campamento de niños y jóvenes lo cual amaba y disfrutaba mucho. 

Casado con Estela, tuvieron tres hijos: Andrea, Aníbal (tiene 2 hijos) y Ximena. 

Bajo su ministerio salieron algunos pastores que hoy siguen recordando su ejemplo.  Como siervo de Dios, un hombre íntegro y preocupado por el desarrollo de la Iglesia. Un crítico y un pensador de la santidad en el ministerio. Aprendió bajo la escuela del Misionero Ted Hughes. Su amor y pasión fueron la Iglesia del Nazareno y su doctrina en el aspecto práctico.

Lo caracterizo el ser un pastor de gran paciencia, que dio todo con gran entrega ministerial. Es resaltado en el que nunca tuvo que explicar mucho lo que era ser “Santificado”, porque su vida era un claro ejemplo. “La Santidad que no se ve en la práctica, no es una santidad bíblica”

“He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”. 2 Timoteo 4:7-8.

Fuente: Comunicaciones Nazarenas – Uruguay