PELÍCULA JESÚS EN FUNERAL WAYÚU

por | Dic 8, 2021 | 0 Comentarios

(CNAS Venezuela) 180 personas estuvieron presentes durante una proyección de la Película Jesús y al momento de hacer el llamado, 95 de ellas decidieron abrir su corazón a Jesús como su Salvador. Todo esto ocurrió durante una reunión de conmemoración por una persona que murió perteneciente a la etnia Wayúu.

En el distrito Venezuela Lago, específicamente en la Zona Perijá, reside un gran número de personas de la etnia Wayúu, quienes según su cultura tienen algunas costumbres cuando muere algún ser querido. Una de estas costumbres es llevar a sepultar el difunto en “La Alta Guajira”, la tierra de sus ancestros, ubicada en la frontera entre Venezuela y Colombia. Allí han creado “cementerios familiares” donde, al morir alguno de ellos, se reúnen todos los miembros de la familia para velar el cuerpo durante algunos días antes de ser sepultado. Durante los días velatorios, comparten mucha comida entre los presentes, toman tiempo para expresar su dolor a través de horas continuas de llanto y hacer acompañamiento al cadáver. Luego de sepultarlo, se retiran cada uno a sus casas y vidas cotidianas, fijando fechas de volver a reunirse como familia para recordar al difunto: al cumplirse 1 mes, luego a los 6 meses y hasta 1 año. En estas fechas se vuelven a reunir en el cementerio familiar y hacen las mismas actividades. 

Por la relación de amistad con una familia Wayúu residente en la zona Perijá, el Pastor Allan Diaz, coordinador de Evangelismo en Venezuela, fue invitado junto a su esposa, para hacer acompañamiento en el viaje hacia la “Alta Guajira” con motivo de cumplirse el 1er. mes de fallecido el familiar. Los pastores Allan y Diana aceptaron la invitación, viéndolo como una oportunidad para evangelizar a toda esta familia de la etnia Wayúu y decidieron presentar la Película Jesús en la lengua nativa (Wayúu).

Al mismo tiempo, los niños fueron alcanzados a través del uso de distintas herramientas evangelísticas de Película Jesús como la mantilla de historias bíblicas, el gorro y brazalete con los colores de evangelismo. Esta actividad causó tal impresión entre ellos que de inmediato invitaron a los pastores y los trasladaron a otras comunidades de la Alta Guajira para llevar el mensaje de Cristo, orar y por la sanidad de enfermos. Todo esto sucedió en el transcurso de 1 semana.

La familia anfitriona, aprovechó la oportunidad para invitar a los pastores Allan y Diana Díaz para la próxima reunión memorial que efectuarán en febrero del próximo año. Los planes son seguir acompañando a esta familia en sus reuniones memoriales, buscando establecer un punto de predicación que pueda convertirse en la plantación de una nueva Iglesia del Nazareno en la Alta Guajira, para seguir proclamando “vida en medio de la muerte”

Fuente: Comunicaciones Nazarenas – Venezuela